Un refugio climático por barrio hasta las 22h para tener uno en 2030 a menos de 15 minutos desde casa.

  • 4 minutos de lectura
  • Publicado en Noticias

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Reyes Maroto, ha adelantado una batería de ocho medidas para hacer frente a la emergencia climática, que incluye que el Consistorio cree una red de refugios climáticos, como pueden ser bibliotecas o centros culturales, de modo que exista uno por barrio abierto hasta las 22 horas todos los días de la semana para, con 2030 como horizonte, comprometerse a que cada madrileño disponga de uno a menos de 15 minutos andando desde su domicilio.

Maroto, acompañada por el concejal Ignacio Benito, ha adelantado en rueda de prensa la batería de medidas que defenderá en el Pleno del próximo martes, que incluye la publicación de mapas de confort térmico y vulnerabilidad «como los que publicaba el Ayuntamiento hasta 2021». Con esos mapas se podrían diseñar más adecuadamente protocolos para actuar de forma quirúrgica en cada barrio o con cada colectivo.

La portavoz también ha puesto el foco en la necesidad de una estrategia para la climatización de los centros educativos públicos, conjuntamente con la Comunidad, y la activación de un dispositivo especial para personas sin hogar, con suficientes plazas a incrementar en episodios de calor extremo y con un refuerzo de las rutas del Samur Social para detectar personas vulnerables e informarlas.

Asimismo, abogamos por la elaboración de un plan director para la construcción, reparación y mantenimiento de las piscinas municipales de verano dado que en el que viene «cerca de 800.000 vecinos se enfrentarán a una piscina cerrada». Se busca el compromiso de que haya al menos una piscina en cada distrito.

El plan incluye la adaptación de los centros deportivos a las olas de calor abriendo más tiempo y con climatización en todos ellos, aumentar el arbolado y las fuentes de agua potable y tanto el establecimiento de protocolos para los trabajadores municipales o subcontratados como de responsables que se encarguen de activarlos ante altas temperaturas.

«PROBLEMA DE SALUD PÚBLICA»

Las altas temperaturas de la emergencia climática son un «problema de salud pública» de primer orden, para pasar a dar cifras: los veranos de 2022 a 2023 han batido récords de temperaturas y de duración de las olas de calor siendo los veranos más calurosos desde que hay registros, en 1961.

La Aemet ha alertado de que «con un 70 y cien por cien de probabilidades este verano en España será más cálido de lo normal», mientras que Madrid registrará episodios de calor con más frecuencia.

«El calor extremo empeora la salud y puede provocar muertes por golpes de calor o agravar enfermedades», ha subrayado la Reyes Maroto, que ha pasado a destacar los datos aportados por el Gobierno de España sobre el verano pasado, cuando en el país «murieron 2.100 personas por olas de calor siendo Madrid y Andalucía las comunidades que más muertes registraron, con más de 300».

Si bien el Gobierno de España activó desde el 16 de mayo el plan nacional de prevención por altas temperaturas y la Comunidad aprobó la pasada semana el de actuación ante las altas temperaturas, en marcha desde el 1 de junio, «el Ayuntamiento aún no ha presentado ningún protocolo» cuando la ciudad necesita uno «específico y ambicioso».

El verano pasado el Ayuntamiento sí presentó un protocolo pero sólo de «medidas y recomendaciones preventivas, como consejos como cuidar la alimentación» pero hemos exigido más al Gobierno municipal, de la mano de acciones estructurales.

Confiamos en que el resto de grupos políticos apoyen esta iniciativa en el Pleno y que determinadas formaciones abandonen el «negacionismo climático».

Protocolo frente a las ola de calor INFOGRAFIA