PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID

Ramón Silva: “Las declaraciones irresponsables y torticeras de algunos políticos han incitado al odio a la democracia”

30/10/2019

Los socialistas han presentado una proposición para que el Ayuntamiento condene los ataques perpetrados en los últimos días contra las casas del pueblo del PSOE, los monumentos a las Brigadas Internacionales, la Iglesia Católica, hermandades militares, entidades masónicas y, especialmente, contra el Monumento a la Constitución de 1978.

 
Madrid, 30 de noviembre de 2019.-
Declaraciones como “Las Trece Rosas fueron unas violadoras”, “¿Qué será lo próximo, ver arder iglesias?” o todas aquellas vertidas contra el proceso de exhumación del dictador Francisco Franco, son el caldo de cultivo para incitar al “odio a la democracia, a los procesos legales, al Estado de Derecho y a la dignidad de la ciudadanía en su conjunto”.
 
Así lo resume la proposición defendida en el pleno de octubre por el concejal socialista Ramón Silva, quien ha señalado que la intolerancia de ciertos grupos y la falta de respeto a los diferentes poderes del Estado “provocan más intolerancia y radicalismos entre sus correligionarios, hasta el punto de cometer delito.
 
Han sufrido ataques las sedes socialistas, la Iglesia Católica, la Gran Logia de España o el Monumento a la Constitución del 78, entre otras. “Estos ataques no los conocíamos y por eso modificamos y ampliamos la proposición en la que ahora pedimos que el Ayuntamiento condene todos los ataques violentos causados por la intolerancia”, ha explicado Ramón Silva. “¿Son estos ataques consecuencia de las manifestaciones que incitan al odio? Para nosotros sí, ataques a la democracia”, ha continuado.
 
Silva ha recordado que la exhumación del dictador no fue exclusivamente una decisión de un consejo de ministros del PSOE, sino que la decisión vino amparada por una votación en el Congreso de los Diputados que fue apoyada por todos los grupos políticos, a excepción del Partido Popular y de Ciudadanos, que se abstuvieron, más por una sentencia del Tribunal Supremo que ratifica tal decisión.
 
La propuesta planteada por el PSOE pide que el Ayuntamiento de Madrid condene los ataques provocados por la intolerancia y el radicalismo a las diferentes Casas del Pueblo del PSOE y monumentos de históricos dirigentes socialistas y a las Brigadas Internacionales, así como a la Iglesia católica, la Universidad, hermandades militares, sedes de entidades masónicas y cualquier otro que se haya producido, con una mención especial merece nuestra condena al ataque al Monumento a la Constitución de 1978, que es el máximo símbolo de la actual convivencia pacífica y en libertad de España.“
 
Asimismo, reclama que se condenen las manifestaciones de los representantes políticos que llamen a la intolerancia y al radicalismo.