COMISIÓN DE SALUD, SEGURIDAD Y EMERGENCIAS

Ramón Silva denuncia “la situación límite” de algunas bases del SAMUR por falta de mantenimiento y mala gestión

24/10/2017

•    El portavoz del PSOE en esta comisión ha descrito algunos problemas de las bases de un servicio municipal  que es “víctima de los recortes y de la falta de reposición de las plazas”


•    La base de Colón ha sido clausurada por no superar una inspección, la cero se inunda de aguas fecales cuando hay tormenta y en otras bases, los vehículos medicalizados han de ser aparcados en la calle porque no funcionan las puertas de los garajes.


•    “Entre unas que se cierran y otras que no se pueden usar, tenemos un problema serio”, ha señalado Silva.


•    En la misma comisión municipal, el edil socialista ha pedido al gobierno que abone cuanto antes a los bomberos las cantidades pendientes de pago por distintos conceptos de productividad. Silva ha advertido de que el retraso contribuye a la conflictividad.


•    Además, Silva se ha interesado por los pasos dados por el gobierno para cumplir el decreto de instalación de desfibriladores fuera del ámbito sanitario.

Madrid, 24 de octubre de 2017.-

Ramón Silva ha denunciado la “situación límite” que padecen algunas de las bases del SAMUR, un servicio municipal muy bien valorado por los ciudadanos madrileños pero que se está deteriorando por los recortes y la falta de reposición de personal.


A la falta de recursos, el edil del PSOE ha sumado la “mala gestión” de los responsables anteriores y también de los actuales, que ha conducido a una situación complicada que Silva ha resumido, a grandes rasgos, en una frase: “tenemos un problema con unas bases cerradas y otras que no se pueden usar”.


Algunas de estas registran serios problemas para ser utilizadas. Por ejemplo, la base situada en la Plaza de Colón ha sido clausurada por no cumplir los requerimientos de una inspección de trabajo sobre renovación de aire en el propio local; la base cero, ubicada en la Casa de Campo, se inunda de aguas fecales cuando llueve con intensidad; y en otras sedes del SAMUR resulta imposible aparcar los vehículos en los garajes porque no funciona la puerta de acceso, lo que genera que automóviles medicalizados estén expuestos a altas temperaturas en verano.


“Desde la crisis –ha resumido el concejal- el SAMUR ha sido víctima de los recortes y de la falta de reposición del personal, lo que ha generado una situación límite que puede desembocar en conflictividad, ya que crece el malestar entre los trabajadores”. Silva ha recordado que la única medida significativa que adoptó el Partido Popular en el mandato anterior fue la instalación de algunas bases en edificios prefabricados, que también se aplicó para la Policía Municipal aunque para este cuerpo ya se ha adoptado el acuerdo de construir nuevas sedes. “Las bases de Villa de Vallecas, San Blas y Barajas hay que sustituirlas”, ha avanzado.


Atrasos pendientes
En la misma comisión, Silva también ha alertado de la posible conflictividad laboral en el cuerpo de Bomberos de Madrid. El concejal socialista ha preguntado al gobierno por los atrasos pendientes de cobro por los bomberos madrileños, unas cantidades que se refieren a distintos conceptos de productividad y de guardias extraordinarias que se incluyeron en el acuerdo 2011-2015, que expiró hace ya casi dos años.


 “Todavía no se ha firmado el nuevo acuerdo  y tampoco se han pagado la productividad de este año”, ha precisado Silva, que no ha olvidado el cobro de las guardias extraordinarias, uno de los focos que más tensión genera entre estos trabajadores municipales. “El malestar está, no soy yo el que lo genera”, ha añadido.
Desfibriladores


Además, el portavoz socialista se ha interesado por los pasos dados por el gobierno para cumplir el decreto que obliga a la instalación de desfibriladores en algunos ámbitos externos al sanitario.


En este sentido, Silva ha reclamado que se elabore una relación de los centros municipales en los que la norma obliga a instalarlos (centros de trabajo con más de 250 empleados, escuelas infantiles e instalaciones deportivas con más de 500 usuarios) para precisar el presupuesto que tiene que desembolsar el Ayuntamiento de Madrid y quién se va a encargar de centralizar su gestión.


“Echamos de menos la colaboración de la Comunidad de Madrid para que los ayuntamientos puedan aplicar el decreto”, ha afeado Silva a la administración de Cifuentes.