PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID

Mercedes González: "La quinta torre fue una mala herencia del PP que encontró en Ahora Madrid un disciplinado heredero que hasta le ha puesto adornos"

30/01/2017

 

 
 
"Gallardón lo hizo mal, Botella lo remató y Calvo ha sido el colaborador necesario para enajenar suelo público, más una importante inversión pública, sin que la ciudad obtenga el beneficio que merece", ha explicado la concejala.
 
González ha subrayado que Ahora Madrid ha tenido a su alcance la reversión de la operación o al menos modificarla para aumentar el beneficio para la ciudad "que tanto dinero ha enterrado ahí" 
 
Madrid, 30 de enero de 2017.-
 
La portavoz socialista en Urbanismo, Mercedes González, ha señalado que la quinta torre fue "una mala herencia del Partido Popular que podía haber encontrado un mal heredero pero  encontró uno disciplinado que la aceptó y hasta le puso adornos", en referencia al impulso dado por el área de Desarrollo Urbano Sostenible al proyecto de construcción del quinto edificio en los terrenos de la Ciudad Deportiva-
 
González ha pedido la comparecencia del delegado José Manuel Calvo para que justifique y explique ante el Pleno del Ayuntamiento de Madrid la adjudicación y el planeamiento que ha previsto para el espacio de la Ciudad Deportiva donde Ruiz-Gallardón dilapidó casi 300 millones de euros del erario municipal en un centro de convenciones que nunca pasó de ser un agujero.
 
La concejala socialista ha reprochado al delegado de DUS lo que podía haber hecho para modificar la operación y no ha hecho: "Calvo se encontró un plan especial que no podía hacer cambios de uso y lo aceptó, ha realizado una valoración de la operación que desvirtúa los intereses de la ciudad y que favorece al promotor, estuvo a su alcance revertirlo o modificarlo y no lo ha hecho", ha expresado González. 
 
El Ayuntamiento de Madrid ha fijado para el promotor un canon "absolutamente ridículo", ha definido González, de poco más de 1,9 millones por los 70.000 metros cuadrados más 128.000 bajo rasante, una tarifa en la que el Ayuntamiento parece haber olvidado incluir los 270 millones de euros que los madrileños ya pagaron para vaciar, cimentar y construir los muros de contención y los muelles de carga y descarga, junto a 1.800 plazas de aparcamiento que el adjudicatario lógicamente  explotará.
"Lo doloroso es que el gobierno de Ahora Madrid, lejos de equilibrar la operación hacia el interés público, facilita aún más el negocio privado. Gallardón lo hizo mal, Botella lo remató y el delegado Calvo fue  el colaborador necesario para enajenar suelo público, más una importante inversión pública, sin que la ciudad obtenga el beneficio que merece", ha resumido la edil socialista. 
 
Agujero millonario 
La historia de esta operación urbanística comenzó en 2007 y durante una década nunca ha pasado de ser un agujero. Pero no un agujero cualquiera, sino uno que ha costado a las arcas municipales 270 millones de euros para un centro de convenciones que, sobre el papel, iba a convertir Madrid en la capital puntera de los congresos internacionales pero que, en la realidad, ha sido una operación ruinosa para la ciudad, aunque lucrativa para los adjudicatarios privados. 
 
Entre varias primeras piedras, adjudicaciones de una y otra fase, agujeros sin proyecto y rescates al límite, el Partido Popular dejó la torre "bien atada", una operación que la concejala socialista confiaba en que fuera modificada por el gobierno municipal para que la ciudad saliera más beneficiada y pudiera recuperar la importante inversión pública que "ha engullido". “Un gobierno de izquierdas hubiera dado luz a esta operación tan oscura", ha terminado, González.