PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID- CONSERVACIÓN VÍAS PÚBLICAS

Los socialistas piden que el Ayuntamiento gestione directamente los contratos de conservación de las vías públicas

24/07/2018

•    PSOE y Ahora Madrid han planteado una moción de urgencia en el pleno para que el Gobierno municipal revise la organización actual del servicio de conservación de infraestructuras viarias, actualmente en manos de Dragados, y trate de rescatar la gestión directa del contrato.

•    Mercedes González ha indicado que el Ayuntamiento anualmente ha tenido que invertir más de 20 millones de euros, añadidos al coste de la concesión de más de 44,8 millones al año, “lo que dificulta la eficiencia en la asignación de los recursos públicos”.


Madrid, 24 de julio de 2018.-
La portavoz del PSOE en Desarrollo Urbano Sostenible, Mercedes González, ha reclamado al Ayuntamiento de Madrid que rescate el contrato de conservación de las infraestructuras viarias en manos de Dragados y gestione directamente este servicio municipal. La petición se ha enmarcado dentro de una moción de urgencia planteada por el PSOE y por Ahora Madrid para instar al Ayuntamiento a la revisión de la organización actual del servicio de conservación de infraestructuras viarias.


González ha relatado que, por contrato de gestión indirecta adjudicado a finales de 2013 a Dragados, el Ayuntamiento ha tenido que invertir anualmente más de 20 millones de euros que se añaden al coste de la concesión, que casi alcanza los 45 millones al año,” lo que dificulta la eficiencia en la asignación de los recursos públicos”.


Además, ha continuado la edil socialista, el contrato actual no prevé la participación de los distritos, más allá de su atribución como órgano de recogida de quejas, reclamaciones o sugerencias vecinales.


Teniendo en cuenta el acuerdo adoptado por la Junta de Gobierno del pasado 19 de julio, para comenzar la descentralización del servicio de conservación de las vías públicas y a fin de poder aprovechar más eficientemente los recursos municipales, “a los socialistas nos parece necesario instar a la Junta de Gobierno para que adopte los acuerdos necesarios que mejoren la organización del servicio de conservación de las infraestructuras viarias de nuestra ciudad, incluyendo la posible extinción, en su caso, del actual contrato de gestión integral de las infraestructuras viarias”, ha precisado González.


La portavoz socialista ha argumentado que la crisis económica y la quiebra de la corporación municipal fueron las únicas explicaciones para externalizar el servicio. “No tiene sentido estar pagando 44 millones de euros, y por IFS meter otros 44 en mejora de calles y calzadas”, ha afeado González, que a continuación ha insistido en que el gobierno rescate el contrato y haga una gestión directa del servicio de mantenimiento de las vías públicas, “que es lo que ha venido pidiendo el PSOE desde hace años”, ha añadido.


Dragados
Hasta 2014, el Ayuntamiento de Madrid había prestado de forma continuada el servicio de vías públicas mediante la fórmula de la gestión directa por el propio Ayuntamiento, diferenciándose únicamente en que, en unos casos, lo hizo de forma descentralizada y conjunta por los Distritos y las Áreas  y, en otros -en concreto, en el periodo inmediatamente anterior 2010-2014- de forma centralizada, bajo la dirección de una única Área de Gobierno, utilizando para ello distintos contratos de obra y de servicios.


Como consecuencia de las limitaciones presupuestarias impuestas por el Plan de Ajuste 2012-2022, el Ayuntamiento decidió en 2013 acumular en un único contrato las prestaciones de todos los contratos existentes hasta entonces. Los pliegos administrativos y técnicos de aquella concesión (por la que se dividió el término municipal en tres zonas y se adjudicó a Dragados) venían empapados de restricciones presupuestarias.


A la mitad del contrato se detectó que la gestión de las infraestructuras viarias ofrecía un conjunto de rigideces en su ejecución que, en algunos aspectos, dificultaban la prestación del servicio, a pesar de que el mantenimiento de las calles y su mejora es una de las tareas esenciales de la corporación municipal para favorecer el confort y seguridad de los ciudadanos.


“La excesiva rigidez presupuestaria del contrato (que tiene limitadas las inversiones anuales a realizar sobre las infraestructuras, resultan insuficientes) así como la rigurosa regulación de las posibles modificaciones del contrato para incrementarlas, hace imposible elevar el nivel del estado de los pavimentos dentro del marco contractual, cuando no responder a necesidades imperiosas de conservación, como se pusieron de manifiesto meses atrás con los episodios del corte de túneles en nuestra ciudad”, ha recordado la portavoz socialista.


Estas circunstancias han conducido a que en los últimos años se hayan tenido que  licitar contratos de, por ejemplo, mejora de las condiciones de rodadura o para limitar el ruido o la contaminación atmosférica, que se elevan considerablemente cuando el estado de los pavimentos empeora.