PROPUESTA SOCIALISTA PARA BLINDAR LAS POLÍTICAS CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO ANTE CUALQUIER ALTERNANCIA EN EL GOBIERNO LOCAL

La derecha se niega a apoyar en el Pleno una propuesta para preservar las actuaciones contra la violencia de género en Madrid

29/01/2019

•    PP y Ciudadanos han cambiado los derechos de las mujeres por un-os pocos sillones, ha reprochado la portavoz socialista  Purificación Causapié.


•    “Quienes hoy niegan la violencia de género, equiparándola con cualquier otra violencia, quienes cuestionan las denuncias de las mujeres diciendo que son falsas, están trasladando su miedo a perder el control de las mujeres.”

Madrid, 29 de enero de 2019.-
El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha aprobado exclusivamente con los votos de la izquierda una propuesta socialista para garantizar que, sea cual sea la alternancia al frente del gobierno municipal, las actuaciones y programas de combate y prevención de la violencia de género se mantendrán intactas.


Los dos grupos de derecha, PP y Ciudadanos,  en línea con lo acordado por sus partidos para hacerse con el poder en Andalucía gracias a un pacto con los negacionistas de Vox, se han negado a suscribir esta iniciativa.


Purificación Causapié, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid ha reprochado a ambas formaciones que “ustedes han cambiado los derechos de las mujeres por unos pocos sillones. Si algo ha quedado claro es que, tras el debate de investidura en Andalucía, los inmigrantes tienen miedo de ir al médico y muchas mujeres tienen miedo de ir al juzgado. Ustedes han fomentado un acuerdo con una fuerza política que niega la violencia de género y que no cree a las mujeres, que niega que haga  falta protegerlas. Nuestra medida pretende impedir eso y garantizar que gobierne quien gobierne, no va a permitir recortar la protección a la mujer”.


Causapié, ha afeado a Begoña Villacís, la portavoz de Ciudadanos que se haya “escondido” en este debate, aunque no le ha extrañado demasiado ya que “cada vez que usted habla sobre feminismo le llueven las críticas” y le ha recordado que no hay que esperar una hipotética llegada de Vox al Congreso de los Diputados para que haya negacionistas de la realidad de la violencia de género, ya que el primer diputado en hablar de denuncias falsas de mujeres fue el diputado de su grupo Toni Cantó.


 La portavoz socialista también ha preguntado al representante del PP, José Luis Martínez Almeida, si está de acuerdo con el desmarque de su jefe de filas, Pablo Casado en la defensa de las mujeres, asumiendo el discurso de Vox y mezclando dos conceptos diferentes como es violencia doméstica y violencia de género, o  las intervenciones de la nueva candidata Isabel Díaz-Ayuso, firme difamadora del feminismo. A ambos les ha recordado que no hay nada más trasnochado que “el antifeminismo y la búsqueda de la confrontación entre hombres y mujeres, repitiendo el mensaje de que cada avance en derechos de la mujer es un ataque y un retroceso en los derechos de los hombres”.


“Quienes hoy niegan la violencia de género, equiparándola con cualquier otra violencia, quienes cuestionan las denuncias de las mujeres diciendo que son falsas, están trasladando su miedo a perder el control de las mujeres. Y utilizando las emociones de algunos hombres que tienen miedo a enfrentar cambios que supongan pérdida de privilegios”, ha remachado.


La portavoz socialista se ha referido a la última macro-encuesta de 2015, que señala que el 12’5% de las mujeres en España de 16 o más años han sufrido violencia física o sexual a lo largo de sus vidas de parejas o exparejas. Extrapolando este dato a las cifras de población suponen 2’5 millones mujeres maltratadas a lo largo de sus vidas. Además, el 3% de las mujeres han sufrido esa misma violencia física o sexual en los últimos 12 meses de parejas o exparejas, lo que supondría 599.586 mujeres maltratadas en el último año.


Causapié ha recordado que desde 1999 la violencia de género se ha cobrado la vida de 1200 mujeres en nuestro país. “Cuestionar la verdad de la violencia pone en riesgo a las mujeres, y las traslada el mensaje de que el problema no existe y que, como decía Miguel Lorente en un libro publicado ya en 2001, tu marido te pega lo normal”.