COMISIÓN PERMANENTE DE PLENO DE EQUIDAD, DERECHOS SOCIALES Y EMPLEO

Ignacio Benito pide que se corrijan los pliegos de condiciones del contrato de actividades socioeducativas del centro para personas sin hogar San Isidro

11/07/2017

•    Los nuevos pliegos priman los criterios económicos sobre la calidad del servicio.


•    A los monitores se le valora como grupo 3, siendo 2, por lo que cobrarán menos de lo que les corresponde.


Madrid, 11 de Julio de 2017.- El portavoz socialista en el área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Ignacio Benito, en la Comisión del Área del mes de julio, ha puesto de manifiesto la situación del centro de acogida para personas sin hogar San Isidro.


Se ha referido al contrato de “actividades socioeducativas”, adjudicado a una nueva empresa “ante la negativa a remunicipalizar un servicio idóneo para tal fin”. Como consecuencia del anterior contrato “se redujo el salario de la plantilla hasta un 25% y se hicieron contratos en fraude de ley, con retribuciones por debajo del SMI”.

Hubo despidos encubiertos, aplicación de convenios colectivos ajenos al sector o convenios diferentes para trabajadores que desarrollaban la misma actividad. “Ustedes lo sabían y sin embargo premiaron a la adjudicataria con prórrogas de contrato”, ha reprochado el edil del PSOE al gobierno municipal.


Ahora, con los nuevos pliegos, “los criterios económicos siguen primando sobre la calidad del servicio” y “seguimos encontrando planteamientos que no se corresponden a la realidad de la prestación”, critica Benito, quien hace hincapié en que “tanto la dotación técnica como la económica son insuficientes”.


Añade que “la valoración económica que hace el área es errónea” y llega a valorar a los monitores socioeducativos como grupo 3, siendo grupo 2, “por lo que cobrarán menos de lo que les corresponde”. Tampoco se ha tenido en cuenta “a tres trabajadores con contrato indefinido, anteriormente en prácticas, a la hora de cuantificar el coste de personal”. La dotación material prevista es “absolutamente insuficiente para el desarrollo del trabajo: dos ordenadores para un equipo de 15 personas”, no está ofertado el acceso a internet y desaparecen los móviles para los empleados.


Advierte Benito que “van a formalizar un contrato de servicios precario, dotado económica y materialmente de modo insuficiente y cuyos profesionales, si cumplen estrictamente con su contrato de trabajo, dejarán de desarrollar muchas de las funciones imprescindibles para el fin del proyecto”.


Pide una revisión profunda de las condiciones técnicas y de los pliegos de este contrato y espera que se corrijan porque, de no ser así, “esta delegada y su equipo serán los responsables de las irregularidades y de los conflictos de esta chapuza, que va a perjudicar a los trabajadores del Centro y, sobre todo, a sus usuarios que merecen más que nadie un servicio a la altura de sus sensibles necesidades”.