PLENO ORDINARIO DEL AYUNTAMIENTO DE MADRID

Ignacio Benito pide al gobierno municipal que vigile que la Comunidad de Madrid cumpla el pacto por la Cañada Real

26/04/2017

•    Los problemas de la Cañada Real requieren una solución supramunicipal liderada por la Comunidad de Madrid.


•    Sin voluntad política, lealtad entre administraciones y dotación presupuestaria el acuerdo está abocado al fracaso.


Madrid, 26 de Abril de 2017.- Ignacio Benito, portavoz del grupo socialista en materia de derechos sociales, en el Pleno municipal del mes de abril, ha empezado haciendo autocrítica “desde un punto de vista institucional” a que las distintas administraciones hayan tardado décadas en encontrar una solución dialogada para la Cañada Real. 


“Por eso hoy quiero poner en valor la labor de todas las entidades y asociaciones que están trabajando allí y que han suplido la dejación de funciones de Comunidad y ayuntamientos”, afirma el edil, quien ha reconocido públicamente la labor de la parroquia de Santo Domingo de la Calzada y la de su párroco, Agustín Rodríguez.


Ha aplaudido el esfuerzo y los resultados de las tareas de los dos comisionados para la Cañada Real, ha agradecido la información que ha recibido su grupo “a través de Pedro Navarrete y Nacho Murgui” y ha destacado la labor de los portavoces de los distintos grupos, “en especial la de mi compañera Mª José Navarro”.


Para Benito “se abre una nueva etapa en la Cañada Real, cuyos problemas requieren de una solución supramunicipal liderada por la Comunidad de Madrid, en coordinación con los ayuntamiento de Coslada, Rivas y Madrid”.  Es consciente de las dificultades y apela a “la voluntad política, la lealtad entre administraciones y la dotación presupuestaria” para poder superarlas.


“Si falla cualquiera de estas tres patas, el acuerdo está abocado al fracaso”, ha avisado el concejal del PSOE, quien recuerda al gobierno municipal su obligación de vigilar al ejecutivo regional para que cumpla “con las obligaciones y competencias que se derivan del pacto” y que son: la intervención social con las familias residentes en la actual Cañada Real, en colaboración con nuestros Servicios Sociales; la agilización de los procesos urbanísticos derivados de la desafección de esta zona y la garantía de viabilidad financiera de estas operaciones urbanísticas y de los programas sociales vinculados al proceso de transformación de la Cañada Real.


Concluye Benito alabando el acuerdo, precisando que la solución definitiva aún está lejos, pero que “tenemos un objetivo común que es dar respuesta a las necesidades de quienes residen en la Cañada”, para lo que hay que “trabajar de modo coordinado” y con “voluntad política para iniciar una nueva vida a la altura de lo que cabe esperar del Madrid del siglo XXI”.