El PSOE acusa al gobierno de Almeida de debilitar la EMT “para empezar el año que viene con las privatizaciones”

25/10/2019

•    Los socialistas han votado en contra del presupuesto planteado por la dirección de la empresa porque “es un intento evidente por deteriorar y debilitar la empresa en el momento en el que a Almeida se le pasa por la cabeza privatizar varios de sus servicios.


•    “La derecha ya ha sacado su manual privatizador y con la EMT lo está siguiendo paso a paso”, ha alertado Alfredo González.

Madrid, 25 de octubre de 2019.-
Alfredo González, representante del PSOE en el Consejo de la EMT, ha explicado que los socialistas han votado en contra del presupuesto planteado ayer tarde por la entidad porque “es uno de los primeros pasos” de la posible privatización de esta empresa municipal.


González ha detallado que los consejeros del PP, Ciudadanos y Vox, que ostentan la mayoría en el Consejo, “han sacado adelante un presupuesto con pérdidas que no son tales, en un intento evidente por deteriorar y debilitar a la empresa en un momento en el que el gobierno de Martínez Almeida se plantea privatizar varios de sus servicios”.


El concejal se ha referido con estas palabras a la negativa de la dirección de la EMT a reclamar al Consorcio los más de 11 millones de euros de inversión que éste le adeuda de los ejercicios 2017 y 2018, y también a la decisión del Ayuntamiento de no transferir a la EMT los fondos que deben financiar los servicios de grúa y de control de estacionamiento regulado que realiza la EMT por cuenta del Consistorio, y que ascienden a varios millones de euros.


Según ha indicado Gonzálaez, al renunciar a estos ingresos, la EMT ha formulado un presupuesto con un déficit inicial de 3,85 millones de euros, “lo que puede provocar, de no cambiar la situación antes de finales de 2020, que la empresa entre en desequilibrio financiero, que es una situación que la normativa establece cuando se producen dos años seguidos de déficit”.


A su juicio, la decisión de presentar el presupuesto con déficit es “voluntaria y arbitraria”, pues la EMT es una empresa solvente y con mecanismos de sobra para compensar los posibles desajustes con ingresos adicionales, como los procedentes de las inversiones y subvenciones anteriormente mencionadas.


El concejal socialista ve “intencionalidad política en la confección de las cuentas” y sospecha que “detrás de la ingeniería financiera se esconde la voluntad de privatización por parte del gobierno municipal”.


“La estrategia no es nueva porque se la hemos visto a la derecha allí donde ha gobernado: primero se aprovecha la inversión con fondos públicos para hacer atractivo un servicio, después se provoca el mal funcionamiento del mismo y finalmente se retocan las cifras para que la empresa parezca insostenible financieramente. Al final del proceso, ya se tiene la oportunidad y la justificación para privatizar entidades públicas o partes de las mismas”, ha explicado el concejal del PSOE.


“La derecha ya ha sacado su manual para privatizar y con la EMT lo está siguiendo paso a paso”, ha advertido González.


Presupuesto con errores
Igualmente, el representante socialista ha manifestado que el proyecto que se presentó a los consejeros está plagado de errores que impiden conocer, por ejemplo, el número de conductores que se prevé incorporar en 2020 o los gastos de personal asociados a dicha incorporación.


González ha declarado que el Gerente de la EMT ofreció cifras incompatibles entre sí. “Unas veces se hablaba de 253 trabajadores más, otras de 267 conductores”, pero en cualquier caso, siempre de números que, a juicio de González, son totalmente insuficientes para afrontar las necesidades del servicio en 2020 y que el propio González estima en al menos 500 nuevos conductores.


Los trabajadores de la EMT se concentraron ayer a las puertas del Palacio de Cibeles para denunciar precisamente la ausencia de personal y los planes de privatización del equipo de gobierno.


Finalmente, el Consejo de la EMT comunicó la renovación del organigrama de la empresa, en el que se incrementan de seis a ocho las Direcciones y de tres a cinco las Subdirecciones, lo que supondrá un aumento del gasto de varios cientos de miles de euros sin que, a juicio de González, “se haya dado ninguna explicación que lo justifique”.